Dieta para diabéticos

diabetes

Aquí les mostramos algunas pautas para una correcta alimentación en insulino-dependientes:

-Para empezar el pan no tiene ninguna restricción, salvo el que no tome cantidades muy altas, y es mejor que sean especies integrales. Con respecto al resto de cereales no hay ninguna restricción.

-Con las verduras, frutas y hortalizas no sólo no hay restricciones sino que deben estar muy presentes en su dieta.

-Las carnes no se tienen que tomar más de tres veces en semana y evitemos las carnes grasas tomando piezas magras o quitando la parte grasa correspondiente en la medida de lo posible.

-Los embutidos salvo el jamón y si acaso un poco de lomo no se deben tomar.

-Los pescados están mucho más recomendados que las carnes y en igualdad de proporciones las especies blancas como las azules, que son más grasas pero muy cardiosaludables.

-Los huevos no deben superar los tres por semana. Por lo que respecta a la leche y derivados lácteos se deben tomar pero recomendando las especies descremadas, y no tomarlos solos sino acompañados de pan o de cereales. Los quesos no es aconsejable que sean muy grasos y es mejor que sean frescos o poco curados.

-Las legumbres no tienen ninguna limitación en su consumo.

-Con respecto a los aceites y grasas se debe tomar aceite virgen de oliva preferentemente a otras grasas, siempre con la limitación de que no se abuse de ella por la cantidad de calorías que tiene. Si le resulta muy fuerte el sabor, utilice el de oliva de 0,4.

-Los helados, bollos, pasteles y este tipo de alimentos deben eliminarse. Existen muchos productos de este estilo que son especiales para diabéticos con sacarosa o con fructosa y tampoco se deben tomar. Los productos que se tomen y no tienen problemas son los endulzados con edulcorantes artificiales.

-Las bebidas no alcohólicas( de las otras ya hemos hablado) que lleven sacarosa en su composición también se deben evitar; el resto se pueden tomar sin problemas.

-Recordemos que el ejercicio físico también está muy recomendado y siempre empezando por ejercicios suaves, 15 a 20 minutos tres veces por semana al principio de ejercicio aeróbico y con un esfuerzo medio. Luego según va cogiéndose forma física se va aumentando a treinta minutos tres veces por semana y al cabo de un tiempo razonable, se puede llegar a cinco-seis veces por semana de ejercicios suaves y paulatinamente se va aumentando la dureza. Aquí recordemos que los diabéticos, sobretodo los insulinodependientes tienen que tomar algo antes del ejercicio y tambien despues de acabar, para evitar la hipoglucemia.

Los ejercicios más recomendables son la bicicleta( estática o normal pero con recorridos llanos o suaves) y la natación. Si sólo se dedica a andar puede hacerlo durante más tiempo (una hora suele ser el tiempo que recomendamos).

piramide para diabeticos

Sicologia para adelgazar

No hay nada mejor para empezar cualquier cosa, que tener un buen pilar sicológico. En nuestro caso, queremos adelgazar, y por lo tanto tenemos que tener bien claro porqué lo hacemos y para que lo hacemos.

Pero lo que os vamos a decir vale para cualquier situación:

Sea OPTIMISTA, Sea CONSTANTE, Sea SANO.

1- Tú eres el producto de tus propios pensamientos.
2- En lo que piensas, en eso mismo te conviertes.
3- Atraes a tu vida lo que mantengas en tu mente.
4- Lo que siembres en el jardín de tu mente será lo que recogerás en el campo de la vida.
5- Siembra un pensamiento y recogerás una acción; mantenlo en tu mente y recogerás un hábito; éste generará un carácter y culminará creando una personalidad.
6- Lo que hoy eres es el resultado de la suma de tus pensamientos. Si deseas un mejor mañana, mejora hoy, aquí y ahora, tus pensamientos.
7- Tú eres la idea que tienes de ti mismo y como tal actúas.
8- La mente tiene poder sobre el cuerpo. Vigila que tus pensamientos sean siempre de salud.
9- Cualquier cosa que desees en la vida tienes que conquistarla primero.
10-Esfuérzate en mantener siempre pensamientos positivos, constructivos y optimistas; es la clave del éxito y la felicidad.
¿Quieres mejorar tu vida? Comienza por mejorar tus pensamientos.
¿Cómo adueñarme de mi mente? Con una respiración lenta, rítmica y profunda.

RECORDANDO A GANDHI:

Controla tus PENSAMIENTOS ….. se convertirán en palabras
Controla tus palabras ….. se convertirán en tus acciones
Controla tus acciones ….. se convertirán en tus hábitos
Controla tus hábitos ….. se convertirá en tu carácter
Controla tu carácter ….. se convertirá en tu FUERZA.

Cómo perder peso

Guia de alimentos apropiados:

Calcular las calorías ingeridas no es una solución práctica para perder peso como algunos piensan.

No todas las calorías son iguales.

Si uno ingiere 100 calorías en forma de hidratos de carbono, puede almacenar el 77% de ellas como grasa -el 23% se quema al digerir los hidratos de carbono-, pero si se consumen 100 calorías de mantequilla, se almacena como grasa el 97% -solo el 3% se consume con la digestión-.

¿Por qué?

Porque la grasa de los alimentos tiene una composición química muy parecida a la del cuerpo, por lo que se almacena como tal con mucha más facilidad. No basta con limitarse a calcular las calorías, también hay que tomar en cuenta la fuente de esas calorías. Caloría por caloría, las grasas engordan más y nutren menos que los hidratos de carbono.
Casi todos los países recomiendan una guía de alimentos en forma de pirámide de distintos niveles.

piramide

Agua:

que es esencial para muestro organismo y deberíamos consumir dos litros diarios como mínimo.

Carbohidratos complejos:

Como el pan, los cereales, el arroz y la pasta. Estos alimentos son el fundamento de una dieta sana.

Hortalizas y las frutas:

Que también son carbohidratos complejos. La mayor parte de su dieta diaria debería constar de los dos primeros niveles de alimentos.
Leche, el yogur y el queso

Carnes, aves, pescado, legumbres secas, huevos y frutos secos:

Solo deben ingerirse cantidades moderadas de alimentos de estos dos grupos. Ya que la mayoría de ellos son ricos en colesterol y grasas saturadas, que pueden incrementar el riesgo de enfermedades coronarias y cáncer.
Grasas, los aceites y los dulces:

Estos alimentos, que aportan muy pocos nutrientes, deben consumirse en pequeñas cantidades. Han de escogerse más alimentos de la parte inferior de la pirámide, y menos de la superior.



La alimentación de la mujer en sus distintas etapas

La malnutrición puede comenzar antes del nacimiento y puede persistir a través de toda la vida. Por ello, se debería adoptar un conjunto de pautas saludables desde el nacimiento y durante la vida reproductiva de la mujer, para evitar daños en la salud que se harán patentes en el futuro. La recomendaciones de este curso dan importantes consejos sobre alimentación, seguridad alimentaria y hábitos dietéticos que promueven la salud de la mujer y del recién nacido.

El estado nutricional es el reflejo de la alimentación

La nutrición en la mujer es el reflejo de su alimentación durante su vida
Ya que la nutrición es un proceso que se va acumulando a lo largo de los años, y que en algunos casos no muestra sus consecuencias hasta mucho tiempo más tarde, en algunos casos estas deficiencias no se detectan hasta la siguiente generación.
Las deficiencias nutricionales a menudo comienzan antes del nacimiento y perduran durante toda la vida. Por ello, se deberían de adoptar un conjunto de recomendaciones desde el nacimiento y durante toda la vida reproductiva de la mujer para evitar daños en su salud que se mostraran patentes en el futuro.

Para las adolescentes y mujeres en edad reproductiva, es necesario que la ingesta de alimentos sea adecuada y que se administren los micronutrientes necesarios a través de alimentos fortificados o en forma de suplementos vitamínicos y minerales.
Recomendándose la lactancia materna por sus beneficios tanto para la madre como para el niño de forma exclusiva durante los seis primeros del recién nacido, como una forma de evitar infecciones y de proveerle de defensas. A partir del sexto mes de niño, se recomienda el incluir los alimentos de forma paulatina, para proveerle de las necesidades nutricionales que no se satisficieran con la lactancia materna.
En ciertos periodos, las mujeres tienen incrementados sus necesidades nutricionales, durante estos periodos se deberían de seguir las siguientes recomendaciones :

La adolescencia (entre los 10-19 años):

Las buenas prácticas durante los dos primeros años de vida del niño reduce enormemente el riesgo de que la niña alcance la edad madura con problemas de peso, los cuales repercutirían en problemas ginecológicos y de partos con niños de bajo peso al nacer. El retraso en la edad del primer embarazo es una forma de evitar recién nacidos de bajo peso.
Las niñas durante la adolescencia experimentan un rápido crecimiento físico y maduración sexual, únicamente superado por el crecimiento que tiene lugar durante el primer año de vida de la niña. Este crecimiento suele tener lugar entre los 12-18 meses antes de la primera menstruación (entre los 10-14 años) y continúa hasta 7 años después de la menarquia.
La dieta de las adolescentes debe de ser rica y variada. Por ello se debe de aumentar el consumo de alimentos para cubrir las necesidades alimentarias durante la época de crecimiento más rápido “el estirón” y crear reservas para el posterior embarazo y lactancia materna. Recomendándose el consumo de frutas y verduras a diario, también el consumo de alimentos de origen animal y sal yodada.
Se recomienda el consumo de alimentos ricos en hierro, o suplementos vitamínicos. Durante la adolescencia, los requerimientos de hierro son más altos por ser una edad de elevado crecimiento físico y por la menstruación.
Muchas jóvenes tienen un bajo consumo de micronutrientes, lo que les ocasiona deficiencias a lo largo de su vida reproductiva. Tratar únicamente la deficiencia de un solo micronutriente puede resultar poco efectiva, porque las interacciones entre los diversos micronutrientes darían como resultado una mala nutrición.
Tal es el caso del Hierro y el zinc que se suelen encontrar presentes en los mismos alimentos, generalmente de origen animal. Por lo que se recomienda, el tratar las múltiples deficiencias que la mujer pueda tener, y evitar por tanto futuras deficiencias durante el embarazo y la lactancia.

La alimentación durante el embarazo:

El peso promedio que una mujer aumenta durante el embarazo es de 10 kg, aunque en países subdesarrollados (Sudeste Asiático), la ganancia de peso sea solamente la mitad.
Para al principio del embarazo seria recomendable que la mujer supliera su dieta con 200 kcal. al día. Ejemplo de 200 kcal/día puede ser:
Una naranja pequeña, un cuarto de guisantes salteados y una taza de arroz.

En países en vías de desarrollo las deficiencias de hierro en la alimentación de la mujer son muy comunes. Dando como resultado una alta prevalencia de anemia. Se considera que la anemia afecta a 50 millones de mujeres embarazadas y a 320 millones de mujeres no embarazadas. Observándose las tasas más elevadas de anemia en mujeres de la India, Indonesia y Pakistán, y las tasas más bajas en los países desarrollados y Estados Unidos.
Se recomiendan la administración diaria de suplementos de ácido fólico y Hierro.
Algunos micronutrientes y vitaminas se encuentran en alimentos que pueden resultar de difícil acceso para la mujer embarazada. Si la mujer no puede consumirlos, las carencias pueden llegar a ser importantes por lo que se recomienda la administración de complementos nutricionales.
Las deficiencias en ácido fólico durante el primer trimestre del embarazo, puede ocasionar al feto daños en el tubo neural, tales como la espina bífida. Estos defectos son prevenibles por la administración diaria de 0.25mg a 0.4 mg. de ácido fólico, en forma de comprimidos o alimentos fortificados durante los seis primeros meses de embarazo.

Se recomienda incrementar los aportes de hierro, principalmente durante el segundo y trimestre del embarazo, porque es durante este periodo cuando el feto, la placenta y el volumen sanguíneo de la madre es mayor.
Estudios realizados en embarazadas muestran que el aporte de hierro de la madre al feto es de unos 300 mg. Por lo que se recomienda que durante los dos primeros trimestres del embarazo el suplemento de hierro sea de 60 mg. al día, y posteriormente en el tercer trimestre de unos 120 mg. al día.

La alimentación de la mujer durante la lactancia materna:

mujer-dando-pecho1

Comer el equivalente a una comida extra diaria, se recomienda que la dieta de la mujer durante la lactancia materna sea de aproximadamente 2700 Kcal por día, es decir unas 500 Kcal más por día que una mujer no embarazada y no dando de mamar, lo cual equivaldría a una comida más al día.
Si una mujer se encontraba por debajo de su peso antes del embarazo, se recomienda un incremento de 650 Kcal al día durante los 6 primeros meses de la lactancia materna.
Las madres con una buena alimentación y con niveles de grasa almacenada adecuados producen una leche con un mayor contenido en grasa más alto; Por lo tanto, sus hijos necesitan succionar menos para obtener la suficiente energia. Estos niños también reciben aportes de vitaminas y sales minerales.
Se recomienda mantener niveles adecuados de vitamina A y hierro . Las mujeres con riesgo de bajos niveles de vitamina A, se recomienda la administración diaria de una cápsula de vitamina A (200.000 UI) entre el día del parto y 8 semanas después del parto, para mejorar la calidad de la leche materna y reducir la morbilidad maternal.
Se recomienda el administrar suplementos de hierro a mujeres que durante la lactancia materna sufran deficiencias provocada por una pérdida de hierro.
Por el contrario, los niveles de proteinas en la leche materna no están relacionados con el estado nutricional de la madre. La alimentación con lactancia materna puede ser satisfactoria para el niño, pero la madre va a ver comprometidos su propia salud y su estado nutricional. Unicamente bajo condiciones extremas de ayuno, la composición de proteinas y de energia de la leche materna se ven afectadas significativamente.
Durante el intervalo entre el cese de la lactancia materna y el siguiente embarazo.
Se recomienda un intervalo mínimo de 6 meses para reconstruir y reemplazar la energia y las reservas de micronutrientes que se hubieran agotado durante el anterior embarazo y lactancia.
Los freqüentes embarazos aumentan el riesgo de la madre de mal nutrición, el espaciamiento entre embarazos beneficia tanto a la madre como al hijo. Un niño nacido en un periodo inferior a dos años desde el último embarazo, tiene el doble de riesgo de morir antes de los 5 años que un niño nacido después de los dos años.

Alimentación del niño a través de la lactancia materna

Incrementar la ingesta de alimentos para apoyar el crecimiento fetal y la futura lactancia. Una mala nutrición durante el embarazo perpetúa el ciclo cerrado de la malanutrición. Aproximadamente un 19 por ciento de los niños nacidos en países en desarrollo son de bajo peso al nacer. Entre las causas de niños con bajo peso al nacer se encuentra la baja ingesta calórica de la madre y baja ganancia de peso durante el embarazo.
Las deficiencias en micronutrientes de la madre se reflejan en bajas concentraciones de vitaminas y sales minerales del grupo I en la leche materna. Si la madre tiene déficits de nutrientes del grupo I (vitamina A, vitamina B1 (también llamada Tiamina), vitamina B2 (o riboflavina), Vitamina B6 (o piridoxina), Vitamina B12 (también conocida como cianocobalamina), yodo y selenio, el resultado son concentraciones más bajas en la leche materna y por tanto un efecto negativo en la salud del niño.
Aumentar el consumo de frutas, verduras y alimentos de origen animal. La alimentación de la madre puede aumentar la concentración de estos nutrientes en la leche materna, mediante un aumento del consumo de frutas, verduras, alimentos de origen animal, alimentos enriquecidos en estos nutrientes o bien por tomar suplementos vitamínicos y de sales minerales.
Por el contrario, el aumentar los niveles de nutrientes del grupo II tienen más ventajas para la madre que para el recién nacido. Al administrarse micronutrientes del grupo II (vitamina D, ácido fólico, calcio, hierro, cobre y zinc) a la madre, bien a través de los alimentos o por tomar suplementos vitamínicos y de minerales, tiene poco efecto sobre las concentraciones de estos micronutrientes en la leche materna. Estos micronutrientes mantienen sus concentraciones en la leche materna a través de los depósitos que tenga la madre almacenados en su organismo. Por lo que el aumentar la ingesta de estas vitaminas y minerales, tienen un mayor efecto beneficioso para la madre que para el recién nacido.

Daños ocasionados por deficiencias de micronutrientes:
-Acido Fólico. En la madre provoca aumentos en el riesgo de anemia. La anemia severa puede provocar incrementos del riesgo de hemorragia durante el parto, y se ha estimado que un 20 por ciento de las muertes durante el parto son atribuibles a la anemia.
La deficiencia de ácido fólico también puede ser la causa de partos prematuros, y por lo tanto ocasionar en el niño, bajo peso al nacer y daños neurológicos.
Yodo. La deficiencia en la madre produce una reducción de la capacidad física por causar aletargamiento y fatiga, y también reducción de la capacidad mental.
Es causa importante de bocio, debido a que la falta de yodo impide la síntesis de las hormonas tiroideas (triyodotironina y triyodotiroxina).
En el niño su déficit también puede ser causa de aborto espontáneo, nacimiento del niño muerto, daño en el desarrollo cerebral, cretinismo y malformaciones congénitas.
-Hierro. En la madre incrementa el riesgo de muerte por hemorragia, aborto espontáneo, estrés laboral, y otras complicaciones durante el parto.
Su déficit provoca baja capacidad y productividad laboral. Aumenta la fatiga y la apatía. Por último provoca una bajada de las defensas frente a infecciones.
En el niño incrementa el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer y mortalidad infantil.
-Vitamina A. En la madre el déficit de esta vitamina provoca daños en el sistema inmunitario, aumentando el riesgo de enfermedades severas.
También es causa de problemas en la cornea, ojo seco y ceguera nocturna. Incrementa el riesgo de anemia (por la mala utilización de hierro), aumento del riesgo de infecciones y mortalidad materno-infantil.
En el recién nacido, puede ser causa de bajo peso al nacer y de aumento del riesgo de anemia.
-Zinc. En la madre incrementa el riesgo de hemorragia intra- y postparto, y de hipertensión.
En el recién nacido, aumenta el riesgo de aborto espontáneo, bajo peso al nacer, retraso en el crecimiento del feto en el útero materno, y deformidades.

Recomendaciones para mejorar la nutrición en cualquier edad :
La mujer debe de estar en el peso correspondiente a su edad. Si el peso de la mujer está por debajo de lo normal, se le recomienda aumentar la ingesta de alimentos para proteger la propia salud de la mujer y establecer reservas para un posterior embarazo y lactancia materna.
El consumo de productos de origen animal debe de ser adecuado a su edad. Los alimentos de origen animal son excelentes fuentes de proteínas, grasa y micronutrientes. Sin embargo, en algunas poblaciones el consumo de alimentos de origen animal puede verse reducido por el elevado coste económico que supone.
Diversificar la dieta, aumentando la calidad de los nutrientes ingeridos. El consumo diario de frutas y verduras debe se aumentarse, para proveer al organismo de vitaminas A, C y B6, además de calcio. El consumo de vitamina C además ayudaría a la absorción de Hierro.
Uso de alimentos enriquecidos en vitaminas y minerales (por ejemplo, el consumo de sal yodada, azúcar enriquecido en vitamina A, harinas enriquecidas en hierro), pueden ser necesarios para cubrir las necesidades mínimas de la persona y mejorar el estado nutricional de la mujer en periodos en que puede haber una disminución de estos niveles (crecimiento durante la adolescencia, menstruación, embarazo y lactancia materna).
Algunos micronutrientes están concentrados en solo unos pocos alimentos. Si la mujer no es capaz de acceder a ellos, las carencias pueden llegar a ser importantes sino se administran suplementos vitamínicos o se fortifican los alimentos con ellos.
Deficiencias en micronutrientes contribuyen a una baja nutrición en la mujer, siendo causa de mortalidad materno-infantil, ceguera y retraso mental. Otras deficiencias podrían ser reducción de la capacidad intelectual, laboral y productividad.
Evitar la anemia. La anemia causada por bajo aporte de hierro en la dieta, puede ser disminuida si se realiza una adecuada provisión antes del embarazo, permitiendo prevenir problemas en el recién nacido.

mujer-desnuda

Cómo eliminar el estrés con la dieta


El estrés es un período de ajuste para cualquier cambio de la vida.
Esta maravillosa sociedad de la información nos ofrece demasiados y atractivos cambios que, a duras penas, podemos asimilar y que nos provocan estrés, aparte de muchos problemas físicos adicionales.

Nuestro sistema nervioso está sobrecargado porque no puede asimilar todas las noticias y novedades que los medios de comunicación y los anuncios publicitarios nos transmiten sin cesar. Cuando creemos que hemos asimilado un cambio, surge otro nuevo. En el trabajo, apenas hemos “dado carpetazo” a un proyecto, tenemos otro sobre la mesa, o un sinfín de ideas a las que no conseguimos darles forma.

El estrés afecta y reduce nuestra calidad de vida y nuestra capacidad de disfrutar de muchas maneras:

-reduce y altera nuestro reposo

-nos hace elegir comidas que entorpecen o dificultan la digestión

-provoca enfermedades, algunas de ellas graves

-afecta a nuestras relaciones con los demás (sobre todo cuando estamos insoportables)

-reduce nuestra creatividad, autoestima y confianza en nosotros mismos

Si no quieres ser una víctima más de la ansiedad y la tensión que producen estos tiempos frenéticos que nos ha tocado vivir, sigue las recomendaciones y sugerencias:


8 alimentos especiales para cubrir las necesidades del Sistema Nervioso:

Todos son ricos en vitaminas y minerales que nutren al sistema nervioso y, por tanto, alivian el estrés.

El mejor remedio para cubrir las deficiencias alimenticias está en los propios alimentos. Mucha gente recurre a complementos vitamínicos y minerales para cubrir las carencias de su menú habitual. Los alimentos que aquí se han seleccionado se adquieren en las galerías de alimentación donde habitualmente haces la compra. No tiene mucho sentido ingerir alimentos que envenenan el cuerpo para luego tratar de corregirlo con vitaminas. Es mejor cubrir los desequilibrios con los alimentos adecuados.

Si tus células están sanas, tú estás sano. La salud de todas tus células, depende de la recepción de los elementos que necesitan para funcionar. La sangre transportará a las células nerviosas toxinas o nutrientes, en función de los alimentos que ingieras. Si comes alimentos tóxicos, la sangre recogerá toxinas, si comes alimentos deficientes, llegará a la célula con las manos vacías.

Para fortalecer el sistema nervioso tienes que conocer cuáles son los nutrientes que necesitan las células nerviosas y cuáles son las toxinas o sustancias perjudiciales o innecesarias. En los capítulos siguientes daremos un repaso rápido a las vitaminas y minerales que necesitas añadir a tu dieta.

Los alimentos anti estrés:

platano

1. El plátano maduro es el primer alimento que debes añadir a tu dieta diaria. Es el mejor ‘bocadillo’ que puedes encontrar en el mercado. Es barato y nada más sencillo de preparar.

Es el alimento más útil para el sistema nervioso. Incluye vitamina A en grandes cantidades, todas las vitaminas del complejo B y con un solo plátano obtienes 1/5 de todas tus necesidades diarias de vitamina C. Es toda una reserva de minerales (hierro, calcio, potasio, cobre y magnesio). Su dulzura no se debe al azúcar refinada y, además de satisfacer el apetito, no daña al cuerpo de ninguna manera: es decir que no engorda. Además es un buen alimento para las úlceras y se digiere con facilidad.

Una gran cantidad de los minerales se encuentra en la raspadura de las cáscaras. No tires la cáscara sin antes haber raspado con una cucharita su parte interna. No es muy dulce, pero le darás a tus células nerviosas los nutrientes que necesitan para estar en plena forma.

almendras


2. La almendra, al igual que el plátano, es un alimento completo que puede ser consumido junto con otros alimentos. Desde la Antigüedad, muchas civilizaciones la han apreciado por sus propiedades regenerativas y nutricionales.

A pesar de sus pequeñas dimensiones, la almendra contiene todos los nutrientes necesarios para vigorizar el sistema nervioso: las vitaminas del complejo B y minerales como el cobre, el hierro, el fósforo, el calcio y el potasio. Contiene una alta proteína y le dará energía durante un largo período de tiempo.

Es preferible consumirla sin piel. Esta no proporciona ningún beneficio nutritivo y es difícil de digerir. Remoja las almendras en agua caliente unos minutos y la piel se caerá sola. De 5 a 15 almendras son suficientes para obtener todo su efecto regenerador.

pasas

3. Las pasas son un alimento delicioso y nutritivo, dulces y más baratas que cualquier golosina. Su alto contenido en hierro calcio, magnesio, fósforo, potasio, cobre, y vitaminas B1 y B6 las convierten en un aliado perfecto para combatir el estrés. Con una pequeña cantidad de pasas obtendrás todos sus nutrientes. Conviene que bebas mucha agua después de comer pasas, u otra fruta deshidratada, para compensar la pérdida de agua.
La gente que fuma debe tomar mucho hierro, por ello, si fumas, come más pasas. El fumar incrementa la necesidades de hierro y otros transportadores de oxígeno.

brecol espinacas


4 y 5. El brécol y las espinacas. La espinaca es rica en vitamina A y el brécol en vitamina C y, al igual que los vegetales de hoja verde, tiene cantidades considerables de vitaminas del complejo B, potasio, calcio, magnesio, hierro y cobre.
Cuanto menos cocción lleven mejor. La espinaca se puede comer cruda en ensalada, y el brécol cocido con poca agua durante unos 10 minutos. Añádeles cualquier salsa de tu gusto, pues son una gran fuente de vitalidad y muy nutritivas para tu sistema nervioso.

germen-de-trigo


6. El germen de trigo. Es un alimento curativo de primera categoría y recomendable sobre todo para aquellas personas que toman mucho azúcar y alcohol, para compensar las reservas de vitamina B. Es una gran fuente de hierro, fósforo y vitamina E, y particularmente beneficioso para el sistema nervioso por su contenido en magnesio, cobre y potasio.
Puedes tomarlo espolvoreado sobre el yogurt, fruta o cereal, o agregarlo a cualquier ensalada, sopa u otro plato de tu gusto.

semillas-girasol


7. Las semillas de girasol. Son pequeños recipientes de vitamina E y vitaminas B. Son un alimento de preparación rápida, pero sin las deficiencias nutricionales de las comidas rápidas que tantas veces consumimos por falta de tiempo.
Se venden en tiendas naturistas ya peladas y listas para comer. Si tienes prisa, en lugar de una chocolatina, tómate un puñadito de semillas mezcladas con pasas: las puedes llevar encima y están listas para tomar cuando el hambre aprieta. Tu corazón y tu sistema nervioso te lo agradecerán.

leche-y-miel


8. Leche caliente con miel. Parecía que todo eran novedades. Pero hay cosas que ni la alta tecnología cambia. No hay mejor fórmula para dormir que un buen vaso de leche con miel, y esto desde hace siglos. El calcio de la leche es bueno para el sistema nervioso, y el calor para relajar el área estomacal. Es el estómago lo que primero se tensa cuando uno está nervioso. Además contiene potasio, fósforo y vitamina B12.

Hasta aquí hemos indicado los amigos que te conviene tratar. Pero para conseguir realmente modificar tu calidad de vida, tendrás que decir adiós a algunos de tus antiguos compañeros de alimentación que son realmente perjudiciales para tu salud.

Los enemigos del estrés:

Se consumen diariamente productos que son absolutamente dañinos para el sistema nervioso y el corazón, y que generan estrés.

cafe


La cafeína, puede ser un verdadero veneno cuando se consume en dosis muy concentradas. Se encuentra en cada taza de café, en cada barra de chocolate, en bebidas con cola y en el té negro. Su consumo excesivo crea problemas a largo plazo, y afecta a la coordinación, la memoria y la percepción. Pero no terminan aquí sus destrozos:

-estresa el corazón

-eleva los niveles de colesterol en la sangre

-irrita las paredes estomacales e impide la digestión

-modifica los patrones de sueño profundo provocando fatiga

-tensa los principales músculos del cuerpo e impide la relajación

-crea adicción

-no tiene ningún valor alimenticio.

La subida de ánimo que provoca va siempre seguida de depresión, pues la cafeína exige demasiado a los nervios y glándulas. Es recomendable evitar o reducir la ingesta de cafeína.


azucar


El azúcar blanca refinada es una pequeña “ladrona” de vitaminas B y enemiga de tu salud. Lo peor es que su consumo se ha disparado en los últimos años. Los niños consumen hoy día veinte veces la cantidad que se consumía hace 50 años, y es difícil encontrar elementos elaborados que no lleven azúcar. Algunos de los problemas relacionados con el consumo de azúcar son:

-riesgos de enfermedades nerviosas

-problemas cardíacos

-nerviosismo

-irritabilidad

Es muy fácil reemplazar el azúcar por miel. La miel es igual de dulce pero contiene minerales muy buenos para el sistema nervioso. Además viene con sus propias vitaminas B, por lo que no necesita robarlas al cuerpo. Cuanto más lejos estés del azúcar, mejor.

sal

La sal de mesa parece más inocente de lo que en realidad es. Según algunos expertos el consumo excesivo de sal puede evitar la asimilación de calcio en el cuerpo. Pero también puede:

-provocar agotamiento, fatiga crónica e hipertensión

-aumentar la presión del corazón por la retención de fluidos

-desarrollar úlceras estomacales