Dieta para la hipertensión

La hipertensión es la situación del individuo donde hay una elevación de la presión arterial de forma persistente.

En general, se recomienda eliminar o reducir al máximo la adición de sal en las comidas (mucha gente añade sal a los alimentos incluso sin haberlos probado antes). La adición de sal es en muchas ocasiones innecesaria.

Acostumbrarse a usar otros saborizantes naturales como determinadas especias, el ajo, el laurel, el tomillo, … puede ser muy satisfactorio. Hay sal añadida en muchos alimentos con aspecto “inocente”: conservas, platos preparados, salsas, panes, jamón, etc. El grado de restricción lo marcará el personal sanitario competente.

El peso debe intentar mantenerse de una forma saludable pudiéndose tomar de una forma general el valor medio aceptable del índice de masa corporal (I.M.C.) que está entre 18 y 29.

La ingesta de macronutrientes debe ser la siguiente:

-Carbohidratos: 55-60% del total

-Grasa: 30% del total, de ella 5-8% saturada,15% de monoinsaturada y 7-10% de poliinsaturada

-Proteína: 10-15% del total

Fibra dietética: se debe tomar una cantidad de alrededor de 25 gramos/día.

-Colesterol: no se debe superar los 300 miligramos/día

-Sal: no tome más de 3 gramos por día

-Alcohol: debe tener un consumo moderado y no sobrepasar los 25-30 gramos/día y mejor de vino tinto que blanco. No tome o limite mucho las bebidas de alta graduación.


Tags: ,

Leave a Reply