Cómo adelgazar

Reglas de oro para adelgazar:

No saltarse ninguna comida, llegarás hambrienta a la siguiente y además perderás energía y estarás de malhumor.

-Si entre horas tienes un “bajón” pica una zanahoria o una manzana. También da muy buen resultado una lata de mejillones o berberechos, pero aderezados solo con zumo de limón.

Comer sin prisas masticando bien, esto ayuda a aumentar la sensación de saciedad y las digestiones son más ligeras lo que ayuda a no acumular grasa.
Bebe agua entre horas para aumentar la sensación de saciedad y depurar tu organismo, pero no te obsesiones con la cantidad. Recuerda que si llevas una dieta rica en vegetales y frutas estos ya te aportan una buena cantidad de agua.

-Anda todo lo que puedas, es el único ejercicio que no tiene contraindicaciones y sus beneficios son totales. Debes hacerlo a paso un poco rápido para activar todo el cuerpo, lo ideal es andar diariamente una hora. También conviene bajar y subir escaleras, ayuda a mantener los músculos de las piernas fuertes y evita la caída de los glúteos.

Regula el consumo de sal, el sodio que contiene ayuda a retener líquidos y además con los años y la perdida de hormonas en la mujer, puede incidir en un aumento de la tensión arterial. Utiliza hierbas aromáticas y especias.

Aumenta el consumo de verduras, ensaladas y cereales integrales. Te aportarán la fibra necesaria para un buen tránsito intestinal y además la fibra reduce la densidad calórica de las comidas y ayudan a comer más despacio.

Toma productos lácteos descremados, te aportan todo el calcio y las proteínas que necesitas pero con la mitad de materia grasa y por lo tanto con un aporte calórico mucho más bajo.

No utilices más de tres cucharadas diarias de aceite de oliva. Haz la carne a la plancha o barbacoa pintándola con un poco de aceite. Añade zumo de limón a las ensaladas y sobretodo utiliza mucho el microondas, es perfecto para economizar grasas debido a su rápida cocción.

Come mucho pescado, has de saber que incluso el pescado más graso como el salmón contiene muchos menos lípidos que una carne magra, muchas proteínas y muy pocas calorías.
-También la fruta es un buen aliado, pero algunas tienen demasiadas calorías. Elige manzanas, melón, sandía, cerezas, fresas y naranjas.

-Mientras estés intentando perder peso olvídate del alcohol, su aporte calórico favorece el aumento de peso. Si te gusta la cerveza que sea sin alcohol, hoy en día su sabor no difiere en nada de la normal y sus efectos para la salud son muy beneficiosos. También puedes tomar una copa de vino en la comida, pero huye de los cócteles y de los licores.

La cena debe ser la comida más ligera del día. Hay una regla de oro que dice: Desayunar fuerte, comer normal y cenar poco. Síguela y verás los resultados, ten en cuenta que por la noche quemamos menos calorías y por lo tanto las que sobran se almacenan rápidamente.

No te obsesiones con la balanza. Pésate una vez por semana, los primeros quilos son rápidos de perder, pero luego se va muy lentamente y si te obsesionas esto incidirá desfavorablemente en la eficacia de la dieta.

La constancia es la regla más importante a la hora de ponerse a dieta, no hay nada peor que empezar cada lunes a regular lo que comes para abandonar el miércoles y volver a empezar el lunes. Se crea un círculo vicioso y puedes tener importantes problemas.

Introduce nuevas recetas en tu menú para no caer en la monotonía. Comer siempre lo mismo es lo que más motiva el abandono de la dieta. Utiliza la imaginación estar a dieta puede ser divertido. Para demostrarlo hemos puesto a tu alcance un pequeño surtido de recetas muy escogidas y nada convencionales que iremos aumentado periódicamente.


Tags: , , ,

Leave a Reply